Limpiar los azulejos del baño: ¿Hay una mejor forma?

Pocas labores hogareñas son tan tediosas como la limpieza del baño. Requiere tanto esfuerzo que se suele postergar hasta el momento que no queda más remedio. Sin embargo, es una de las tareas más necesarias, puesto que la humedad y el calor concentrados en esta área, son el caldo de cultivo perfecto para peligrosas bacterias. En la fontaneria Chamartin no hablamos de limpiar solo el inodoro o el lavado, sino también de las baldosas.

Es muy común que se olvide limpiar los azulejos del baño, pero si queremos crear un entorno saludable en nuestro hogar, es muy importante que esta labor se lleve a cabo con cierta frecuencia. Al principio puede parecer complicado, pero no temas; para tu suerte traemos una serie de consejos que te harán más fácil y eficaz el trabajo.

  1. Vapor para la limpieza del baño:

Los limpiadores de vapor pueden utilizarse en diferentes superficies de la casa para eliminar suciedad acumulada. Al calentarse los materiales, los poros de la superficie se abren y liberan esa suciedad antes incrustada. Aplica un poco de vapor y luego pasa un paño; así la suciedad se ablanda y te resultará mucho más sencillo removerla.

  1. Productos de limpieza hechos en casa:

¡Mira que fácil! Combina un poco de vinagre, bicarbonato y agua, luego introduce la mezcla en un recipiente de spray vacío. El vinagre actúa como un desengrasante natural, mientras que el bicarbonato de sodio limpia la superficie y elimina los malos olores. Si quieres mejores resultado, entonces deja reposar el líquido en las baldosas durante un minuto, verás que la suciedad se disolverá muy rápido y solo tienes que removerla con un paño, preferiblemente de microfibra.

Si la labor requiere un producto de limpieza más potente, también puedes usar una pasta de cloro con bicarbonato. Esta mezcla funciona tanto para limpiar como para aclarar los azulejos, devolviendo las juntas a su tono original. El inconveniente con este recurso es que puede generar gases desagradables; por eso es mejor trabajar este producto en ambientes ventilados y usando guantes y mascarilla. La clave es dejar que la mezcla actúe por lo menos una hora antes de enjuagarlos todo.

  1. Productos de limpieza en tiendas:

Si eres de esas personas que prefiere dejar de lado las improvisaciones caseras y mejor comprar un producto de marca, en las tiendas una gran variedad de productos que se especializan en la limpieza de los azulejos del baño. Eso sí, recuerda seguir las instrucciones del fabricante y aplicarlo siempre con las ventanas abierta y usando guantes para proteger tus manos de químicos dañinos.

Para asegurar tu limpieza, abre el grifo de la ducha a una temperatura elevada durante unos minutos antes de comenzar. De esta forma el vapor abrirá los poros de las cerámicas y te resultará más fácil limpiar.

Así como ves, la limpieza del baño puede ser más simple y rápida de lo que dicen si usamos los productos y técnicas adecuadas. No obstante, si no te alcanza el tiempo, no te preocupes, deja todo en manos de profesionales y olvídate del problema.